Avisar de contenido inadecuado

Sobre como el cerebro procesa el lenguaje

{
}

 TAGS:
Sobre como el cerebro procesa el lenguaje



Damasio y Hanna, creen que el cerebro procesa el lenguaje por medio de tres
grupos de estructuras que actúan influyéndose recíprocamente
.



1.  Un amplio conjunto de sistemas neuronales, que hay en ambos hemisferios, representa las interacciones
no lingüísticas entre el cuerpo y su entorno, mediados por diferentes sistemas
sensoriales y motores, es decir todo lo que hace la persona, percibe, piensa o
siente mientras actúa en el mundo. El cerebro no sólo clasifica estas
representaciones no lingüísticas, sino también crea otro nivel de
representación para los resultados de su clasificación. Las personas hacen de
este molo la organización de los objetos, sucesos y las relaciones. Los
posteriores estratos de categorías y de representaciones simbólicas constituyen
la base para la abstracción y la metáfora.



2.  Una menor cantidad de
sistemas neuronales, localizados en el hemisferio cerebral izquierdo,
representa los fonemas, las combinaciones fonéticas y las reglas sintácticas para
combinar las palabras. Si se les ha estimulado desde el interior del cerebro,
estos sistemas reúnen las formas verbales y generan las frases que se
pronunciarán o escribirán. Desde el exterior efectúan el procesamiento inicial
de las señales del lenguaje auditivo o visual.



3.  Otro conjunto de
estructuras también localizadas en el hemisferio izquierdo, sirve de
intermediario entre los dos primeros. Puede tomar un concepto o estimular la
producción de formas verbales o puede recibir palabras y hacer que el cerebro
evoque los conceptos correspondientes. (las estructuras mediadoras se han
postulado desde una perspectiva puramente psicolingüística. Pillen J. M.
Levelt, del Instituto Max Planck del Psicolingüística de Nimega, sugiere que
las formas verbales y las frases se generan a partir de conceptos, mediante un
componente al que él llama “lema”.



Las personas que padecen lesiones en la parte posterior izquierda de la
corteza temporal y en la parte inferior de la corteza parietal no pierden el
acceso a sus conceptos, pero tienen profundamente deteriorada su capacidad de
pronunciar las palabras en su debida forma, sin que importe la categoría a que
una palabra pertenezca.



Pacientes, con daño en el segmento temporal del giro lingual izquierdo,
sufren un defecto peculiar llamado anomia cromática, que no afecta ni a las
ideas de color ni a la pronunciación de las palabras con que designarlos.



La misma organización tripartita que explica cómo se las arregla la gente
para hablar del color se puede aplicar a otros conceptos. Es posible que no
haya imágenes pictóricas perdurables de objetos o personas, que era la
hipótesis tradicional. El cerebro retiene un registro de la actividad neuronal
que se da en las cortezas sensorial y motora durante su interacción con un
objeto. Los registros son pautas de conexiones sinápticas que pueden crear de
nuevo las distintas agrupaciones de la actividad que definen a un objeto o un
suceso.



El cerebro no representa meramente aspectos de la realidad exterior, sino
que también registra cómo el cuerpo explora el mundo y va reaccionando e
interactuando con el.



Los procesos neuronales que describen la interacción entre el individuo y
el objeto constituyen una rápida secuencia de microprocesadores, en forma casi
simultánea por lo que respecta a la conciencia.



La actividad neuronal en una red como esta sirve lo mismo para el
entendimiento que para la expresión.



La actividad de la red puede construir un conocimiento que la persona
experimente conscientemente, o puede activar un sistema que medie entre el
concepto y el lenguaje, esto hace que se generen las formas verbales y las
estructuras sintácticas, no es imposible que surjan de esta arquitectura
representaciones simbólicas, como las metáforas.



Las lesiones en las regiones anterior y medial de ambos lóbulos temporales
deñan el sistema conceptual del cerebro. Las que afectan al hemisferio
izquierdo cerca de la cisura de Silvio, impiden la adecuada formación de las
palabras y las frases.



Los daños en el sector perisilviano posterior, arruina la conjunción de
fonemas dentro de las palabras y trastorna la selección de formas de manera
inadecuada. Pueden sustituir con un nombre o con otra palabra de un mayor nivel
taxonómico general la que les falte. Pero este daño no rompe los ritmos del
habla (velocidad de elocución). El daño a esta región deteriora el
procesamiento de los sonidos del habla. No fracasa la comprensión auditiva
porque el sector perisilvano posterior por que los análisis acústicos de las
formas léxicas quedan destruidos en una fase anterior.



Estas regiones se conectan con las cortezas motora y promotora,
directamente a través de una vía subcortical que comprende núcleos y ganglios
basales izquierdos de la porción anterior del tálamo izquierdo. Esta ruta
motora dual interesa:



1.  La producción real de
sonidos verbales puede estar controlada por un circuito cortical, por otro
subcortical o por ambos.



2.  El circuito
subcortical, corresponde al “Aprendizaje de hábitos”, mientras que la ruta
cortical supone un control de nivel superior, más consciente, y “Aprendizaje
asociativo”.



Posiblemente los dos sistemas, el cortical “asociativo” y el cortical “para
los hábitos”, funcionen en paralelo durante el procesamiento del lenguaje. El
sector perisilviano anterior (frontal) de la cisura de Rolando, alberga
estructuras que son responsables de los ritmos del habla y de la gramática. Los
ganglios basales izquierdos forman parte de este sector, al igual que el
perisilvano posterior.



Los pacientes con lesión en el sector perisilviano anterior hablan en tonos
bajos y monótonos, haciendo largas pausas entre las palabras, y tienen una
gramática defectuosa, tienden a eliminar las conjunciones y los pronombres, y
su sintaxis es acomodaticia. Estas personas recuperan más rápidamente los
sustantivos que los verbos. Además a estas personas les cuesta entender el
significado que transmiten las estructuras sintácticas.



El daño de este sector que deteriora el procesamiento gramatical tanto al
hablar como al entender sugiere que sus sistemas neuronales proporcionan la
mecánica que une los elementos componentes de la frase.



Los ganglios basales sirven para reunir los componentes de mociones
complejas en un todo más uniforme. Nuestros autores creen que estas estructuras
neurales se hallan en íntima conexión con las unidades de mediación sintáctica
que hay en la corteza frontoparietal de ambos hemisferios.



Los sistemas de mediación no sólo seleccionan las palabras adecuadas para
expresar un determinado concepto, sino que dirigen también la generación de
estructuras sentenciales que expresan relaciones entre conceptos.



Dos pacientes que habían sufrido lesiones en la corteza anterior y medio
temporal, ambos pueden recuperar conceptos cuando se muestran imágenes (rostros
humanos, partes del cuerpo, animales, utensilios, etc.)



Pueden definir las funciones, los hábitats y los valores de cada ser o
sustancia. Pero a pesar de su reconocimiento tienen dificultades para recuperar
sus nombres.



Sus sistemas conceptuales funcionan bien, pero estos dos pacientes no
tienen bueno el acceso a las formas léxicas que denotan los objetos, que
conocen. La deficiencia en cuanto a recuperar las formas léxicas depende de la
categoría conceptual del objeto que los pacientes estén tratando de nombrar.



En definitiva los pacientes tienen un problema con la recuperación de
nombres comunes que denotan ciertas entidades, no importando a qué categorías
conceptual pertenezcan. Estos pacientes no tienen lo que se conoce como
prosopagnosia o imposibilidad de reconocer los rostros pueden reconocer una
cara, lo que no pueden es recuperara la forma léxica que corresponde a la
persona a la que conocen.



Sin embargo los verbos son elegidos y proferidos adecuadamente, con sus
tiempos y personas. Las pruebas de que existen sistemas de mediación léxica
encerrados en determinadas regiones del cerebro son sólidas. (Investigación y
Ciencia: Cerebro y Lenguaje. 11/92. 65)



Las estructuras neuronales que median entre los conceptos y las formas
léxicas parecen hallarse escalonadas de atrás adelante, a lo largo del eje
occipitotemporal del cerebro.



Es posible que la mediación para muchos conceptos generales parece ocurrir
en la zona posterior de las regiones temporales del lado izquierdo ; la
mediación para conceptos muy específicos acontece en la parte frontal, cerca
del polo temporal izquierdo.



Las personas en que su lesión se extiende a la corteza anterior y medio
temporal, pierden muchos nombres comunes, pero siguen nombrando los colores
rápida y correctamente. Estas correlaciones entre las lesiones y las
deficiencias lingüísticas indican que el segmento temporal del giro lingual
izquierdo interviene en la mediación entre las ideas de color y los nombres de
los colores, mientras que la mediación entre los conceptos relativos a las
personas y sus nombres requiere estructuras neurales del extremo opuesto de la
red, en la parte anterior izquierda del lóbulo temporal.



En los últimos años el conocimiento de las estructuras cerebrales
responsables del lenguaje ha avanzado muy rápido, técnicas como la imagen por
resonancia magnética dan la posibilidad de localizar exactamente las lesiones
cerebrales en pacientes que sufren afasia y correlacionar las disminuciones
lingüísticas en zonas específicas del cerebro.



Quedan muchas cuestiones por resolver sobre cómo almacena el cerebro los
conceptos. Los sistemas de mediación para partes del habla distintas de
nombres, verbos y functores sólo han sido estudiados parcialmente.



1. En el libro: La
Sensación de lo que ocurre. Cuerpo y emoción en la construcción de la
conciencia. Capítulo IV La insinuación a medias insinuada: LENGUAJE Y
CONCIENCIA. Pág. 115-137; ¿Qué es el lenguaje? Las palabras y frases, es una
traducción de otra cosa, una conversión de imágenes no lingüísticas que
representan entidades, sucesos, relaciones e inferencias. El lenguaje no surge
de la nada. Proporciona nombre para las cosas. El ser y la conciencia. La
mayoría de los ingredientes de la conciencia (desde los objetos hasta las
inferencias pueden traducirse al lenguaje). Es la constitución principal de la
forma superior de conciencia que estamos utilizando.



La contribución del
lenguaje a la mente, es simplemente asombrosa. Igual de importante es la
emoción (emociones primarias y secundarias e intrínsecamente conectadas con los
sucesos que se están dando. En este sentido la mejor prueba llega de pacientes
que padecen afasia global (Fallo de todas las facultades del lenguaje).



Los pacientes son incapaces
de comprender el lenguaje, auditivo o visual. Significa su capacidad de hablar
se limita a proferir palabras estereotipadas, generalmente tacos, ni siquiera
saben repetir una palabra o un sonido, no hay pruebas de que en su mente se
formen palabras o frases.



Es posible que experimenten
un proceso mental sin palabras. Eso no significa imposibilidad de comunicarse
en forma profundamente humana. Se debe saber escuchar y tener paciencia para
adaptarse a su vocabulario limitado e improvisado de gestos no lingüístico. En
los pacientes con afasia global, el daño destruye un amplio sector del
hemisferio cerebral izquierdo. Estos pacientes presentan daños en las dos áreas
del lenguaje, la de Broca y Wernicke, en los lóbulos frontal y temporal del
hemisferio izquierdo, suelen tener un deterioro amplio en las regiones de los
córtex frontal, parietal y temporal entre las áreas de Broca y Wernicke, y
dañada una gran cantidad de materia blanca bajo estas cortezas e incluso de
materia gris en los dos ganglios basales del hemisferio izquierdo. (Cf Figura
4.1 pág. 118. ver caso de Earl estudiado por Norman Geschwind)



2. En el libro: En busca de Spinoza. Neurobiología de la emoción
y los sentimientos. Especialmente en el Capítulo V “Cuerpo, cerebro y mente.
Págs. 133-208, en especial la construcción de la realidad. Se ha probado que
los sentimientos, los apetitos y las emociones desempeñan un papel decisivo en
el comportamiento social. Investigaciones en personas normales que sufrieron
lesiones en regiones cerebrales claves para la expresión de las emociones y
sentimientos, su capacidad para orientar su vida en sociedad se ve gravemente
perturbada. La capacidad para tomar decisiones apropiadas se ve afectada en
situaciones en las que los resultados son inciertos, por ejemplo: hacer una
inversión financiera o emprender una relación importante. Con frecuencia los
matrimonios se deshacen, las relaciones entre padres he hijos se tensan y se
pierden los empleos. El comportamiento social constituye un área de especial
dificultad. Los pacientes carecen de sentido de lo que es socialmente
apropiado. Pasan por alto las convenciones sociales y pueden violar reglas
éticas. En los matrimonios, los cónyuges notan una falta de empatía. Pacientes
que antes de su enfermedad eran conocidos por su preocupación por proyectos
sociales en su comunidad, o por su capacidad para aconsejar amigos y parientes
en apuros ya no muestran ninguna inclinación para ayudar. Dejan de ser personas
independientes.



Frente a esta trágica
situación surgen soluciones, que se deben buscar en la lesión cerebral de la
región específica. Casos graves en que las alteraciones del comportamiento
social pasa a ser un cuadro clínico, es porque existe daño en algunas regiones
del lóbulo frontal. El sector pre frontal, especialmente en la ventromediana se
halla implicado en la mayoría de estos casos. La lesión limitada a sectores
laterales izquierdos del lóbulo frontal tiende a no causar este problema. Las
lesiones en el sector parietal del hemisferio cerebral derecho causa un
problema similar. El comportamiento de estos pacientes con lesiones pre
frontales es completamente diferente del que mostraban antes de esta condición
neurológica. Toman decisiones que no les suponen ventajas, ni a ellos ni a los
que tiene cerca. Pero pareen estar intactos desde el punto de vista
intelectual. Hablan normalmente, caminan en forma normal y no tienen problemas
de percepción visual ni auditiva. No se distraen cuando participan en una
conversación. Aprenden y recuerdan los hechos que les ocurren, las convenciones
y las normas que incumplen cada día, e incluso se dan cuenta, cuando alguien
llama su atención sobre el hecho, de que han roto estas convenciones y normas.
Son inteligentes en el sentido técnico del término, es decir, pueden obtener
una elevada puntuación en las medidas del CI. Pueden resolver problemas
lógicos. (Pág. 139)En laboratorio conocen las premisas del problema, las
opciones de acción, las consecuencias probables de estas acciones de forma
inmediata y a largo plazo, y de qué manera gestionar lógicamente dicho
conocimiento. Pero es en vano cuando más lo necesitan en el mundo real.



El papel de los
sentimientos. ¿Qué es lo que el nivel del sentimiento aporta a la solución de
problemas y a la toma de decisiones que el nivel del mapa neural de dichos
acontecimientos, tal como lo describe en la actualidad la neurociencia, no
pueda ofrecer? (pág. 171). Dos partes, una relacionada con la condición de los
sentimientos como acontecimientos mentales en la mente consciente, y otra que
tiene que ver con lo que estos significan... Es relevante que sean
acontecimientos mentales por lo siguiente: Ayudan a resolver problemas no
rutinarios que implican creatividad, juicio y toma de decisiones que requiere
la presentación y manipulación de enormes cantidades de conocimiento. . Sólo el
nivel mental de las operaciones biológicas permite la integración oportuna de
gran cantidad de información necesaria para la resolución de problemas.



Los sentimientos
conscientes son acontecimientos mentales significativos que llevan hacia las
emociones que los generan, y hacia los objetivos que desencadenaron dichas
emociones.



La persona que posee un yo
autobiográfico (Un sentido del pasado individual y del futuro anticipado), el
estado del sentimiento hace que el cerebro procese de forma significativa
objetos y situaciones relacionados con la emoción. El pasado, el presente y el
futuro anticipado reciben las características significativas apropiadas y una
mayor probabilidad de influir sobre el razonamiento y el proceso de toma de
decisiones. En definitiva, los sentimientos son necesarios por que son la
expresión a nivel mental de las emociones y de lo que subyace bajo éstas. . La solución
eficaz de problemas no rutinarios requiere toda la flexibilidad y el elevado
poder de recopilación de información que los procesos mentales puedan ofrecer,
así como la preocupación mental que los sentimientos puedan proporcionar. El
proceso de aprender y recordar acontecimientos, emocionalmente competentes es
diferente hacerlo con sentimientos conscientes de lo que sería sin ellos.
Algunos sentimientos optimizan el aprendizaje y la memoria. Los que son muy
dolorosos perturban el aprendizaje y suprimen la memoria como protección. Los
sentimientos no son superfluos. Se trata de descubrir las circunstancias reales
en que pueden ser un árbitro, y utilizar el acoplamiento razonado de
circunstancias y sentimientos como guía para el comportamiento humano.



  1. Del
    libro “El error de Descartes. La emoción, la razón y el cerebro humano”. He
    elegido el capítulo 5, “Ensamblar una explicación”. Donde estudia la imagen y
    la toma de decisiones construcciones preceptúales, representaciones neuronales
    que se dan en las cortezas sensoriales iniciales. Le experiencia de rememorar
    un objeto, o lo que sea no es una reproducción exacta sino una interpretación
    (Págs.87-124). El conocimiento objetivo que se necesita para el razonamiento y
    la toma de decisiones llega a la mente en forma de imágenes. La variedad de
    imágenes (preceptúales, rememoradas del pasado real y recordadas de planes para
    el futuro) son construcciones del propio cerebro. Son reales para la persona
    misma, otros forman imágenes comparables. Compartimos nuestro concepto de mundo
    basado en imágenes con otros seres humanos; existe una notable regularidad en
    las construcciones que individuos diferentes hacen de los aspectos esenciales
    del ambiente (texturas, sonidos, formas, colores, espacio, dios, universo,
    etc.)La actividad neuronal está estrechamente relacionada con las imágenes que
    experimentamos tiene lugar en las cortezas sensoriales iniciales y no en las
    demás regiones, es el resultado de complejos procesos que operan en numerosas
    regiones de la corteza cerebral y de los núcleos neuronales situados bajo la
    corteza, en los ganglios basales, el tallo cerebral y en otras partes. En
    definitiva las imágenes se basan directamente en aquellas representaciones
    neurales, y sólo aquellas que están organizadas topográficamente y que se dan
    en las cortezas cerebrales iniciales. La magnitud y belleza del sentimiento es
    mucho más que convivencia social y normas éticas, son en definitiva posibilidad
    de supervivencia. El amor, la generosidad, la bondad la compasión, la honestidad
    están de alguna manera controladas por la neurobiología.



Pero
en mi humilde opinión no la determinan.



4. Revista. Investigación y Ciencias Cerebro y
Lenguaje
Antonio Damasio y Hanna Damasio, noviembre de 1992. págs. 59-66



 



 



BIBLIOGRAFÍA.



Abringuer, J.C., (1985). Conversaciones con Piaget,
Mis trabajos, Mis Días. Ed. Gedisa. Barcelona.



Aranuren J.L. L., (1986). La Comunicación humana.
Tecnos Madrid.



Avia M. D., (1995 Sánchez Bernardos M. L. Psicología
de la Personalidad: Aspectos cognitivos y sociales, Pirámide. Madrid.



Barnés J. S., (2006). ¿Qué son las imágenes?
Interpretaciones y Aplicaciones, Universidad Pontificia de Salamanca.



Bednars N. Ulanouskaya I. Vigotsky y Piaget. Artes
Médicas Porto Alegre. Brasil, (1996).



Benedicto J.; Morán M. L. (eds.). (2003). Aprendiendo
a ser ciudadanos. Experiencias sociales y construcción de la ciudadanía entre
los jóvenes. INjuve. Madrid.



Bermeosolo B. J., (1995). Cómo aprenden los humanos.
Mecanismos psicológicos del aprendizaje, Santiago de Chile. Ediciones PUC. Ch.



Berger P; Luckmann Th. (1972) La construcción social
de la realidad, Amorrortu, Buenos Aires



Bilbeny, N., (1997) La revolución en la ética. Hábitos
y creencias en la sociedad digital, Anagrama, Barcelona



Blue
(eds) (1977). Interaction, conversation and the development of language. New York: Wiley.



Bravo Valdivieso L. (1985). Dislexia y retraso lector.
Santillana Madrid.



Bravo Valdivieso L., (1996). Psicología de las
Dificultades del Aprendizaje Escolar, Editorial. Universitaria. Chile.



Calhoun Ch. Solomon, R. (1989). ¿Qué es una emoción?
FCE, México.



Camarero. R. M. (2002). Interacción Social y
Desarrollo Moral. El género y las formas de adhesión a los valores. Universidad
de Málaga.



Cameron, Mc Peherson Smith. (2007). Desarrollo de la
Mente Moderna. Rev. Mente y Cerebro Nº 25 12-17.



Chadwick, M.; Tarky I. (1996). Juegos de Razonamiento
Lógico, Edit. Andrés Bello. Santiago Chile).



Clemente E. R. A., (2006). Desarrollo del lenguaje
(manual para profesores de la intervención en ambientes educativos). Octaedro.



Costa M. (1996). Manual para el Educador Social. Edita
Ministerio de Asuntos sociales, Madrid.



Craig, G. (1992). Desarrollo psicológico. Prentice
Hall. México.



D. Comas (Coor). J. Aguinaga, F. Orizo, A. Espinosa,
E. Ochaita, (2003). Jóvenes y estilos de vida. Valores y riesgos en los jóvenes
urbanos. INjuve. Fad. Madrid.



Damasio A (2001). La sensación de lo que ocurre.
Editorial Debate.



Damasio A (2006). El error de Descartes: la emoción,
la razón y el cerebro humano. Editorial Crítica.



Damasio A y Hanna Damasio (1992). Cerebro y Lenguaje.
Revista. Investigación y Ciencia, págs. 59-66 noviembre.



Damasio A. (2005). En busca de Spinoza: neurobiología
de la emoción y los sentimientos. Editorial Crítica.



Darley, Glucksberg y Kinchla. (1990). Psicología.
Prentice Hall. México.



Davidoff. F., (1984). Introducción a la psicología. Ed. Mac
Graw Hill. México.



Dubois G., (1991). Lenguaje y comunicación. Mansson
Barcelona.



Fernández, J. (Coor). (1995). Varones y mujeres. Ed.
Pirámide. Madrid.



Fröbes G., (1950). Tratado de Psicología Empírica y
Experimental. Tomo I y II Edit. Razón y Fe. Madrid.



Galeote M. M., Adquisición del Lenguaje. Problemas,
investigación y perspectivas. Pirámide. Madrid.



García G. E., (2005) Teoría de la mente y desarrollo
de las inteligencias. Vol. 8(1) Educación, Desarrollo y Diversidad



García G. J. L., (2000). La sociedad educadora,
Fundación Independiente. Madrid.



García M. J.M. (Coord). Gutiérrez D. Mª T., Núñez A.
M. A., (2005). ¿Es posible medir la Moral? Un modelo operativo que intenta
explicar esa compleja realidad. Instituto Universitario General Gutiérrez
Mellado UNED. Madrid.



Garner, H. (1987). Estructuras de la mente. La teoría
de las múltiples inteligencias. México.



Garton A.
F; (1993). Systems of Representation in Children. Development and Use. England.



Garton A. F; (1994). Interacción Social y Desarrollo
del Lenguaje y la Cognición. Paidós Barcelona.



Gilligan, C., (1994). La Moral y la Teoría. Psicología
del desarrollo femenino. FCE. México.



Goleman, D., (1997). Inteligencia Emocional. Editorial
Kairós. Barcelona.



Gonazález V., (2000). Inteligencia Moral. Desclée De
brouwer. Bilbao.



González J. A, González Bl. P. Asco, E I. Fernández.
J. C., (2004). Jóvenes 2000 y religión, Fundación Santa María. SM. Madrid.



González, J. L. (1987). Psicología de la personalidad.
Biblioteca Nueva. Madrid.



Guardini R., (1998). Las Etapas de la Vida. Su
importancia para la Ética y la pedagogía. E. Palabra Madrid.



Gusinde M..(2003) Hombres Primitivos de la
Tierra del Fuego. Manantial Santiago Chile



Guzmán U. P., (2006). La Cultura de la Imagen. Fragua
Madrid.



Harris P.L (1992). Los Niños y las Emociones. El
desarrollo de la comprensión psicológica. Madrid.



Herculano-Houzel, S. (2006). Adiós a la infancia:
Revista Mente y Cerebro. Investigación y Ciencia. 21 diciembre 37-40).



Hersh R. Reimer J. Paolitto D. (1984). El Crecimiento
Moral: de Piaget a Kohlberg. Narcea ediciones. Madrid.



Hertzig,
M. y Col., (1972). Achievement motivation and fear of failure in family and
school, en develop. Psycol., 6, pp. 520-528).



Hoffman L Paris S. Hall E. (1996). Psicología del
Desarrollo Humano. Vol.I, II. Mac Graw Hill. España.



Hoffman,
Martin L. (2002). Desarrollo Moral y Empatía.
Implicaciones para la atención y la justicia. Idea Books, S.A. Barcelona.



Juncado J. M., (1994). Vida, salud, Conciencia.
Diagnóstico Ético sobre la medicina actual... San Pablo Madrid.



Junquera, R. (2005) Los Derechos Humanos:
Criterios referenciales para la Bioética. Moralia Vol. XXVIII.



Juan José Ortells, (1996). Imágenes mentales. Paidós.
Barcelona.



Just. M.
A; Carpenter P. A. (1988). The Psychology of Reading and Language Comprension. Allyn and Bacon, Inc. Boston.



Kimble, Garmezy y Zigler. (1992). Fundamentos de
Psicología General. Limusa. Noriega Editores. México.



Kohlberg, L. (1992). Psicología del Desarrollo Moral. Desclée
de Brouwer. Bilbao.



Kohlberg,
L. (1966b) A cognitive developmental analysis of children’s sex-role. In E.
Maccoby, ed., The development of sex differences. Stanford, California;
Stanford University, Press



Kohlberg,
L. (1969).Stage and Sequence: The Cognitive Development Approach to
Socialization. In Goslin D. (ed) Handbook of Socialization. Theory and
Research. Chicago: Rand McNally, 347-480.



Kohlberg,
L. (1969a).Stage and Sequence: The cognitive-developmental Approach of
Socialization: D. A. Goslin (Ed), Handbook of Socialization Theory and
Research. Chicago: Rand McNally.



Küng H.y
K-J. Kuschel (editores). (2006). Ciencia y Ética Mundial.
Trotta. Madrid



Lück, M., Strüber D, Roth G., (2007). El cerebro agresivo:
orígenes de la violencia (Delmenhorst-Bremen). Revista Mente y Cerebro.
Investigación y Ciencia. 22 58-71.



Mandler,
J. (1988). How to build a baby: On the development of an accessible
representational system. Cognitive Devel. 3, 113-136.



Maratos,
O. (1973). The origin and development of imitation in the first six months of
life. Tesis Doctoral. Universidad de
Ginebra.



Mascovici S. (1974). La Machine à faire des Dieux. Fayard.
France.



Maslow,
A. A. (1979). El hombre autor realizado. Ed.
Kairós. Barcelona.



Meltzoff,
A. (1981). Imitation, intermodal co-ordination and representation in early
infancy. En G. Butterworth (Ed.). Infancy and Epistemology. The Harvester
Press.



Meltzoff,
A. y Moore, M.K. (1977). Imitation of facial and manual gestures by human
neonates. Science, 198, 75-78.



Mifsud, T., (1981). El pensamiento de Jean Piaget
sobre la psicología moral: Presentación y crítica, CIDE, Santiago de Chile.



Mifsud, T., (1982). La educación moral: Enfoques
contemporáneos, CIDE, Santiago de Chile.



Mifsud, T., (1983). Los seis estadios del juicio
moral: con aplicación pedagógica, CIDE, Santiago de Chile.



Mifsud, T., (1984). Educación moral: ¿Para qué?, CIDE,
Santiago de Chile.



Mifsud, T., (1988). Moral de discernimiento I: Hacia
una moral liberadora (moral Fundamental). Ediciones Paulinas-Cide, Santiago de
Chile.



Mifsud, T., (1993). Propuestas éticas hacia el siglo
XXI. San Pablo Santiago de Chile.



Mifsud, T., (2002). Moral de discernimiento, I: Libres
para amar (Moral Fundamental), San Pablo, Santiago de Chile (1994).



Moñivas L A. (1991). Imagen y Representación: Efectos
de la complejidad configural en la rotación de imágenes mentales. Tesis
Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.



Moñivas L. A., (1994). La representación del
Conocimiento, A. Puente (ed). La conducta en sus contextos. Madrid Pirámide.



Mora, G. et al. (1995).Valores Humanos y Actitudes
Positivas. Autoestima. Mac Graw Hill. Colombia.



Morris. (1987). Psicología, un Nuevo Enfoque. Prentice
Hall. México.



Mounoud, P. y Vinter, A. (1981). Representation
and sensorimotor development. En G. Butterworth (Ed.). Infancy and Epistemology. The Harvester Press.



Nieto H. M. (1995). El Niño Disléxico. Edit. El Manual
Moderno. México.



Padua J., (2002). La mente y el narrador o la
invención de la experiencia. México.



Papalia
P. P. Wendkes. S. (1992). Desarrollo Humano. Ed.
Panamericana. Colombia.



Pastor R. Y (Coor.). (2006). Psicología social de la
comunicación. Aspectos básicos y aplicados. Pirámide Madrid.



Peirce, Ch. S. (1987). Obra lógico-semiótica. Taurus,
Madrid.



Pérez P, M. (1995). Nuevas Perspectivas en Psicología
del Desarrollo. Alianza Psicológica Mirror. Madrid.



Pérez S. Mª. (2003). Orientación Educativa y
dificultades de aprendizaje Thomson Madrid.



Peters R. S., (1984). Desarrollo Moral y Educación
Moral. FCE. México.



Piaget, J. (1954). La formación del símbolo en el
niño. México: Fondo de Cultura Económica.



Piaget, J. (1968). Seis Estudios de Psicología.
Editorial Seix Barral. Barcelona.



Pichón R. E., (1985). El proceso grupal: del
psicoanálisis a la psicología social (1). Nueva Visión Buenos Aires.



Portillo F. C. (2005). HYPERLINK "http://www.nodo50.org/doneselx/etica.htm".



http://www.nodo50.org/doneselx/etica.htm, marzo.



Rubio C. J., (1987). El Hombre y la Ética. Humanismo
crítico, desarrollo moral, constructivismo ético. Antrhopos. Barcelona y
Universidad de Málaga.



Schmidt, E. (1993). Moralización a Fondo. Un aporte a
la luz de la Teoría del Desarrollo Humano de Jeamse W. Fowler. Universidad del
Pacífico. Lima.



Silverman, H. J. Piaget (1993). La Filosofía y las
Ciencias Humanas. Breviarios, FCE. México.



Smith R. Sarason, (1984). Psicología, Fronteras de la
Conducta. FCE. México.



Soares C., (2009). Ciencia, Desarrollo y Cerebro,
Revista Mente y Cerebro. Investigación y Ciencia. 34/ (enero/febrero). 38-43).



Urra P. J. (1998). Niños y no tan Niños. Biblioteca
Nueva. Madrid.



Wallon, H. (1942). De l'acte à la pensée. Paris:
Flammarion.



Vygotsky,
L. (1986). Thought and language. Boston: MIT Press.



Witkin H.
A.; Good enough Donald R. (1991). Estilos
Cognitivos. Naturaleza y orígenes.2 Pirámide. Madrid.



Wittgenstein, L., (1988). Investigaciones Filosóficas,
Barcelona: Instituto de Investigaciones Filosóficas UNAM Crítica.



 



 

{
}
{
}

Deja tu comentario Sobre como el cerebro procesa el lenguaje

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre