Avisar de contenido inadecuado

El Corazón. ¿Tenémos los seres humanos otro cerébro?

{
}

 TAGS:

 

 

Corazón: 4to. Cerebro

ULTIMAS INVESTISTIGACIONES SOBRE LA MENTE

El Instituto Matemático del Corazón, Hearth Math Institute, afirma que el corazón funciona como nuestro cuarto cerebro.


Muchos creen que la conciencia se origina únicamente en el cerebro. Recientes investigaciones científicas sugieren de hecho que la conciencia emerge del cerebro y del cuerpo actuando juntos.

Investigaciones en el nuevo campo de la neurocardiología muestran que el corazón es un órgano sensorial y un sofisticado centro para recibir y procesar información.

El sistema nervioso dentro del corazón (o el “cerebro del corazón”) lo habilita para aprender, recordar, y para realizar decisiones funcionales independientemente de la corteza cerebral.

Por otra parte, numerosos experimentos han demostrado que las señales que el corazón envía constantemente al cerebro influyen en las funciones de los centros más importantes de este, aquellos que involucran a los procesos de percepción, de conocimiento y a los emocionales.

Aparte de la extensa red de comunicación nerviosa que conecta al corazón con el cerebro y con e l resto de cuerpo, el corazón transmite información al cerebro y al cuerpo interactuando a través de un campo eléctrico

El corazón genera el más poderoso y más extenso campo eléctrico del cuerpo.

Comparado con el producido por el cerebro, el componente eléctrico del campo del corazón es algo así como 60 veces más grande en amplitud, y penetra a cada célula del cuerpo.

El componente magnético es aproximadamente 5000 veces más fuerte que el campo magnético del cerebro y puede ser detectado a varios pies de distancia del cuerpo con magnetómetros sensibles.

El corazón genera series continuas de pulsos electromagnéticos en los cuales el intervalo de tiempo entre cada latido varia de forma dinámica y compleja.

El siempre presente campo rítmico del corazón tiene una influencia poderosa en algunos procesos a lo largo del cuerpo.

En Haerth Matt Institute, han demostrado, por ejemplo, que el ritmo del cerebro se sincroniza con la actividad rítmica del corazón, y además, que durante la manifestación de sentimientos como el amor o el aprecio, la presión de la sangre y el ritmo respiratorio, junto con otros sistemas oscilatorios, se embarcan junto con el ritmo cardiaco.

Para David Servan Screiberg, neurólogo y psiquiatra, autor de libros como Anti cáncer entre otros, respirar con el corazón, es uno de los 7 pasos para lograr la Curación Emocional.

Fuente: .www.heartmath.org

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El Corazón. ¿Tenémos los seres humanos otro cerébro?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre