Avisar de contenido inadecuado

El inmenso poder de las palabras

{
}

Nunca deja de sorprenderme cómo la gente usa sus palabras. Con un absoluto descuido y sin ningún respeto por su poder.

Es importante vigilar tus palabras y pensamientos por que a través de ellas se crea tu mundo. Me explico, las palabras se derivan de los pensamientos, los pensamientos son energía y la palabra hablada es muy poderosa en el envío de esa energía en el universo. La energía es una vibración y las vibraciones en el universo  atraen las cosas o sucesos con la misma frecuencia vibratoria. De ahí viene el nombre de la “Ley de la Atracción”.

Lo semejante atrae a lo semejante

Las cosas de la misma vibración se dirigirán directamente a ti y dependiendo de cuánto te concentres en tus pensamientos y la cantidad de sentimiento que pones en ellos, rápidamente se materializan y llegan hasta tu puerta. Ojo: Esto se aplica a tanto a las cosas buenas,  como a las cosas malas!

Esto no quiere decir que todo lo que dices y piensas aparecerá inmediatamente en tu mundo. Lo que sí significa, sin embargo, es que debes de tener  más cuidado con lo que piensas y dices y procurar que tus palabras sean consistentes con la emoción que en determinado momento tienes.

Precisamente en esto consiste la técnica de usar la visualización para manifestar lo que deseas. Tu puedes visualizar lo que deseas crear en tu vida. Para lograrlo, primero debes de enfocar tus pensamientos y a continuación, agrega el ingrediente secreto llamado “emociones” y el embrión de tu nueva creación ya habrá nacido.

El problema es que la mayoría de la gente tiene es que no se dan cuenta de que este proceso forma parte de las Leyes Universales. Por lo tanto, funciona si crees o tienes conocimiento de ella o no. Lo que significa que, aunque la Atracción siempre está trabajando, no siempre te atribuyes a ti mismo los resultados de su efecto.

La Ley de la Atracción y las Palabras

Una manera eficaz de enfocar la atención es a través de la palabra hablada. Hay enorme poder en la palabra hablada, porque por lo general se trata de la primera expresión de un pensamiento en el mundo físico. Piensas algo, y al expresarlo con palabras, ese pensamiento ya se ha transformado en una vibración física de sonido.

El poder de las palabras es conocido desde la antigüedad, y como dice la Biblia:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas, por él, fueron hechas”

El pensamiento se transforma en palabra, y entonces, ya encarnado en el mundo físico, empieza a germinar, crecer y tomar fuerza para traer a ti aquello con lo que vibre de manera igual o parecida. Sea algo bueno o sea algo malo. Por eso es que debes de tener cuidado con el poder de tus palabras y usarlas con juicio.

Si hablas mal de otra persona, esas palabras, que siguen siendo tuyas, regresarán a ti tarde o temprano, trayéndote mas de lo mismo. Pero si nada mas abres la boca para expresarte bien de otros (en su presencia o en su ausencia) o para externar pensamientos e ideas positivas, entonces, también, cosas y experiencias positivas te estarán sucediendo en tu entorno.

La decisión es tuya, usa la magia de tus palabras con juicio y para el bien tuyo y de los demás. Se trata de una magia poderosa (que de hecho dio origen al Universo) así que no la tomes a la ligera.

{
}
{
}

Deja tu comentario El inmenso poder de las palabras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre