Avisar de contenido inadecuado

Introducción al Análisis Transaccional.

{
}

 TAGS:undefined ANÁLISIS TRANSACCIONAL

Cuando Las personas interactúan de maneras asertivas y no asertivas, se propicia una transacción, donde una responde a la otra. El estudio de esas transacciones recibe el nombre de análisis transaccional (A.T). Las transacciones se definen como intercambios de estímulos y respuestas entre estados del Yo específicos de diferentes personas. Una transacción consistente en un solo estímulo y una sola respuesta, verbal o no verbal, es la unidad de acción social.

El Análisis Transaccional es una teoría de la personalidad y de las relaciones humanas con una filosofía propia, desarrollado en la década de 1950 en Estados Unidos por Eric Berne, psiquiatra y neurólogo, quien rechaza el modelo de "sano y enfermo" de sus colegas psicoanalistas, quienes establecen la relación médico-paciente.

Su aplicación a las interacciones ordinarias se hizo evidente muy pronto y fue divulgado por el libro de Berne Games People Play (1964), así como por las obras de Harris, Jongeward y otros. El objetivo del análisis transaccional es lograr una mejor comprensión de cómo las personas se relacionan entre sí, de modo que mejoren la comunicación y las relaciones humanas. El A.T. ofrece instrumentos útiles para explicar los comportamientos propios y de los otros., opciones y medios efectivos para resolver conflictos, formación humana, básica, sencilla y clara, mediante una serie de herramientas para el diagnóstico, intervención y evaluación de la realidad psicosocial

 LOS ORÍGENES

El Dr. Eric Berne (1910-1970), médico psiquiatra, fue el fundador, principal creador e innovador del Análisis Transaccional. Elaboró su modelo a partir de sus observaciones en la psicoterapia de grupo a principios de los años cincuenta. En su elaboración reconoce la influencia de sus maestros Paúl Federn y Erik Erikson, con quienes se psicoanalizó. Siempre fue respetuoso con las teorías psicoanalíticas en las que se formó. Se rodeó de un equipo de colegas y organizó regularmente unos seminarios en San Francisco, California, para compartir sus experiencias como terapeutas de grupo y con vistas a desarrollar un modelo de "psiquiatría social" basada en el estudio de las interacciones entre las personas, que llamó Análisis Transaccional.

Esta investigación continuó gracias a la ITAA (Asociación Internacional de Análisis Transaccional) fundada por el mismo E. Berne y ha permitido profundizar ciertos conceptos del Análisis Transaccional o aportar desarrollos diferentes dentro de la teoría.

 FILOSOFÍA Y PRINCIPIOS DEL ANÁLISIS TRANSACCIONAL

La filosofía del Análisis Transaccional, basada en la filosofía humanista, parte del principio de que "todos nacemos bien". Berne decía metafóricamente "todos nacemos príncipes y princesas". Después en nuestras relaciones con los demás tomamos decisiones autolimitadoras con las que nos convertimos en "sapos o ranas encantadas".

El segundo principio en que se basa el A.T, es que todos tenemos un cierto potencial humano determinado por los condicionamientos genéticos, circunstanciales de salud, y sociales de origen y procedencia, pero un cierto potencial humano, que podemos desarrollar.

Las limitaciones externas al desarrollo de nuestro potencial humano, y sobre todo las limitaciones internas decididas tempranamente, producen la infelicidad, la auto-limitación de las habilidades personales para resolver problemas y enfrentarnos a la vida y en definitiva la patología. De modo que yo soy responsable de mi vida y decido lo que es bueno para mí.

El tercer principio en que basa su filosofía el A.T, es que todos podemos cambiar en "pos" de la autonomía y tenemos los recursos necesarios para hacerlo, estos recursos pueden ser personales o relacionales e incluyen la posibilidad de tomar nuevas decisiones más autopotenciadoras.

El Análisis Transaccional basa la teoría de la personalidad y de las relaciones humanas en el análisis de:

Los Estados del Yo (Padre, Adulto y Niño)

Las Transacciones: (comunicaciones con los demás, verbal y no verbal)

Las Caricias (signos de reconocimiento)

Los Juegos Psicológicos (Perseguidor, Víctima, Salvador)

Los Guiones de vida (Programa que se sigue el resto de la vida)

Los Contratos (moviliza hacia la resolución del problema)

 LOS ESTADOS DEL YO: PADRE, ADULTO Y NIÑO

1. Padre: Estilo de comunicación que domina, juzga, aconseja, critica, tranquiliza, educa, ordena y protege.

2. Adulto: Estilo de comunicación que se centra en la observación, razonamiento, información. Busca comprobar, buscar soluciones y con una ausencia de emoción.

3. Niño: Se centra en la motivación, sentimientos, deseos, miedos, enfados, alegrías, curiosidad, egocentrismo, emoción y complejos.

Desde este punto de vista, toda persona, comparte los tres estados, lo que diferencia a unos de otros es que su estilo de comunicación se centra en uno o en combinaciones de los estados. El YO Adulto actúo y piensa racionalmente, trata la información objetivamente.

El YO Niño reacciona libremente según los impulsos de sus sentimientos, tal como lo hacen los niños, en él se encuentra el impulso y la motivación, para lograr nuestros objetivos. Y por último el estado del yo Padre, contiene los comportamientos, principios, percepciones aprendidas en el entorno familiar y social, este se divide a su vez en dos opciones: el padre normativo y el padre generoso.

El padre normativo comprende las normas de comportamiento, el lado positivo es que recuerda las reglas, pero en el aspecto negativo puede atacar y subestimar a su interlocutor. El padre generoso comprende las formas de proteger, ayudar y atender, en el aspecto positivo, explica y aconseja, no cobija a la gente y sabe repartir las responsabilidades. En el negativo coarta con su excesiva protección, así que tiende a ocultar los problemas para no apenar.

 EL DIÁLOGO ENTRE LOS TRES ESTADOS

Son procesos internos de la psiquis, que están siempre activos, y que se dan por las etapas anteriores de la vida. Sin embargo, a veces no somos conscientes de ello, incluso muchas personas nunca lo son.

Resultar complicado conocer, a través de su conducta y del tipo de respuestas que produce en cada situación, en qué estado del yo se encuentra cada sujeto. Observando con detenimiento, se caerá en cuenta que cuando se tiene personas que dependen de otras (hijos, educandos) las mismas actúan con ellas de una forma muy parecida a como lo hacen los padres con sus hijos. O que cuando se divierten, se muestran emocionados o se presentan débiles y vulnerables con quienes los pueden acoger de manera afectiva, se hace haciendo de una forma muy similar a cuando se era niño. De la misma manera, cualquier persona, salvo casos de grave deterioro, es capaz de discernir la realidad con cierta claridad y dar respuestas sensatas y razonables.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Introducción al Análisis Transaccional.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre