Avisar de contenido inadecuado

La mayoría de nuestras decisiones, las toma nuestro cerebro reptil o primitivo.

{
}

 TAGS:undefined

 

La mayoría de nuestras decisiones, las toma nuestro cerebro reptil o primitivo.

La neurociencia ha constatado que la mayoría de decisiones las toma nuestro cerebro reptil o primitivo, y no, como se creía, el neo córtex o nuevo cerebro, que es el que piensa.

Así pues, para comunicar de una forma persuasiva y eficaz es preciso conectar con el cerebro primitivo.

¿Y cómo hacerlo?

Una vez entendida esta “premisa”, para estimular al cerebro primitivo, os recomiendo,….

Adapta el mensaje a la audiencia.

El cerebro es egoísta dado el instinto de supervivencia, por lo tanto, habla de tú a tú, explica los beneficios que tu audiencia sacará de escucharte y personaliza los ejemplos que usas de forma que se sientan identificados.

Provoca.

El contraste ayuda a que el cerebro muestre interés. La innovación y la diferenciación son claves para sorprender y captar la atención. Utiliza recursos diferentes y controvertidos. ¿Por qué no?
Utiliza conceptos tangibles y muy claros.

Los conceptos abstractos son difíciles de entender por nuestro cerebro primitivo. Puedes utilizar comparaciones o metáforas para hacerlos más tangibles, ya que si no entiende el mensaje no tomará ninguna decisión.
Llama la atención continuamente.

El cerebro primitivo está muy ocupado, por lo que debes captar su atención durante toda la presentación. Puede que las pausas, realizar preguntas o el contacto ocular puedan ayudarte.
Usa imágenes, infografías y ejemplos visuales.

El cerebro primitivo es sobretodo visual. Te ayudará el soporte de presentaciones en PowerPoint, una pizarra, unas cartulinas…
Emociona a tu audiencia.

Puedes usar recursos como el storytelling, cuentos, testimoniales, videos… para emocionar y llegar al cerebro primitivo.

{
}
{
}

Deja tu comentario La mayoría de nuestras decisiones, las toma nuestro cerebro reptil o primitivo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre