Avisar de contenido inadecuado

Tu tienes el poder

{
}

"El hombre selecto o de la minoría no es el petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más."

José Ortega y Gasset

PRESENTACION

Escribir es el arte de lo sublime. Cuando no es posible volver la espalda a las ideas agazapadas en la oscuridad, siento el inmenso deseo de abrirles las puertas. Cuando entran, empiezo a plasmar las ideas que nos rondan y conturban.

Llegan de todos lados y surgen como una explosión. Aparecen los personajes y con ellos los conflictos que llevamos dentro. Busco entonces desencadenar esos conflictos y si no puedo resolverlos trato de convivir con ellos de la mejor manera posible.

Teniendo tanta gente a mi alrededor pienso porqué estoy muchas veces solo. Y la soledad se vuelve nuestra compañera inmancable y por ratos nuestra confidente, al comprobar que existen circunstancias y personas que obstaculizan la realización de nuestros deseos y tiendo a sentir una terrible frustración. Pero en ese momento aflora en mí, con un volcán a punto de entrar en actividad, el espíritu luchador, el poder que reside en mí para emprender las acciones necesarias e imponer mis ideales y valores hasta alcanzar las metas propuestas, con el fin de ver germinar las semillas que durante largo trecho hemos venido sembrando en el surco fecundo de las nuevas generaciones.

A pesar de las experiencias negativas que he vivido, siempre considero que soy un ser privilegiado y que la vida me ha premiado de múltiples formas. Al concluir la lectura de "Poder sin Límites", corroboro mucho más lo aquí expresado. He aprendido a liberar el poder que llevo dentro de mí, a comunicarme conmigo mismo, con mi yo interior, como también a conducirme y actuar con eficacia, asertivamente.

He adquirido los conocimientos para crear los resultados que deseo, generando al mismo tiempo valores que interesen a otros, con quienes quiero ahora compartirlos.

Por esta razón he querido extractar lo más significativo del libro "Poder sin Límites", para que de una u otra forma todas aquellas personas que deseen enriquecer su vida, gocen de esta obra y sientan al igual que yo, el regocijo que me ha dejado leerla.

INTRODUCCION

El hombre de hoy no debe conformarse con ser alguien más en esta sociedad, debe buscar cada día mejorar y perfeccionar su excelencia. Conociendo las herramientas necesarias logrará vencer ( o mejorar ) los temores que albergue, para el logro de sus objetivos.

A nosotros se nos brinda la oportunidad de ser un hombre libre y tener completo dominio de nuestra mente y nuestro cuerpo : SEA EL DUEÑO DE SU PROPIA VIDA !

CAPITULO I

COMO SE MODELA LA EXCELENCIA HUMANA.

1.1. LA MERCANCIA DE LOS REYES.

EL EXITO Es la continuidad del esfuerzo de quien aspira a más !.

El camino hacia éste está siempre en construcción, es un proceso permanente y no una meta que se deba alcanzar y en nosotros mismos está el poder para transformar nuestras vidas en la realización de nuestros mayores sueños. Sólo basta desencadenarlos !

EL PODER no es la herramienta para adueñarse de las personas.

El poder definitivo consiste en ser capaz de crear los resultados que uno más desea, generando al mismo tiempo valores que interesen a otros.

Así mismo es la capacidad para cambiar la propia vida, dar forma a las percepciones y conseguir que las cosas funcionen a favor y no en contra de nosotros mismos.

El poder verdadero se comparte, más no se impone.

Hoy en día una de las fuentes más importantes de poder es la que deriva del saber especializado. Hay una característica para definir el mundo moderno, es la del flujo masivo y casi inimaginable de la información y por consiguiente el cambio.

En esta sociedad los que poseen la información y los medios para comunicarla logran lo que solían tener los reyes: Poder ilimitado.

Vemos emerger una nueva estructura de clases donde la división se establece entre quienes tienen la información y quienes se ven obligados a actuar dentro de la ignorancia. La nueva clase dominante extrae su poder, no del dinero, ni de la propiedad de la tierra, sino de los conocimientos.

En la era de la información, no basta sólo con estar informado, es la acción lo que da consistencia a todo éxito sobresaliente, por lo tanto lo excitante es que esa clase de poder está a disposición de todos nosotros.

Lo que hacemos en la vida está determinado por la manera en que nos comunicamos con nosotros mismos. Cualquier comunicación de las que realizamos es una acción, una causa puesta en movimiento y todas las comunicaciones ejercen algún tipo de efecto sobre nosotros mismos y sobre los demás por ende " La comunicación es poder " y el dominio que usted tenga de la comunicación hacia el mundo externo determinará el grado de éxito con los demás, ( Tanto en lo personal, económico, emocional y social ). El grado de éxito percibido interiormente por cada individuo ( felicidad, alegría, amor, éxtasis o cualquier otra cosa que desee ) es el resultado directo de cómo nos comunicamos con nosotros mismos. La calidad de vida no está determinada por lo que nos ocurre, sino por lo que hacemos ante lo que nos ocurre.

Nadie decide por usted, sólo usted decide cómo quiere sentir y actuar, nada en la vida tiene sentido, excepto el que nosotros mismos le damos; uno puede dominar la propia actividad mental y la conducta hasta tal punto que nunca hubiera creído posible.

Los estados emocionales como la depresión no son cosa que ocurren por que sí. Uno no cae en la depresión, sino que crea la depresión, lo mismo que crea cualquier otro resultado de la vida mediante nuestras acciones ( tanto mentales como psíquicas ).

De igual forma, se puede entrar en éxtasis adoptando directamente el punto de vista que produce dicha emoción. Esto se logra si trae a su mente la clase de cosas que podrían crearla ( tono de voz, contenido del diálogo interno, ritmo de respiración y posturas específicas ).

Lo mismo sucede con la compasión, el amor o cualquier otra emoción que desee abolir o para sí.

Usted puede dirigir su propio cerebro como si fuera una pantalla; dirigiendo su actividad mental, que es el fundamento de toda acción física con habilidad y eficiencia. Aumente la iluminación y el volumen de los mensajes positivos de su cerebro, y quítele luz y sonido a los negativos.

Existen cuatro (4) factores para alcanzar el camino hacia el éxito, cuatro (4) fórmulas para el triunfo:

1.- Saber con precisión lo que uno quiere conseguir.

2.- Pasar inmediatamente a la acción.

3.-Desarrollar la agudeza sensorial necesaria para distinguir que clase de reacciones y resultados obtenemos de nuestras acciones.

( Observar si vamos en el camino correcto o nos estamos desviando por defecto o exceso).

4.- Desarrollar la flexibilidad imprescindible para modificar el rumbo de nuestra conducta hasta conseguir lo que se quiere.

El hombre puede hacer lo que jamás hubiera creído posible y debe pensar que los temores y limitaciones más graves, son aquellas que nos imponemos a nosotros mismos. Podemos hacer prácticamente cualquier cosa, siempre y cuando logremos encontrar dentro de sí los recursos para creer que podemos y poner efectivamente manos a la obra utilizando nuestra mente y nuestro cuerpo de la forma más provechosa y poderosa.

Existen siete rasgos fundamentales que sirven de impulso para hacer lo necesario para triunfar.


1. La Pasión: Es la razón que nos consume, nos da energía y nos impulsa a obrar, progresar y a destacarnos. La pasión da vigor a la existencia y le confiere savia y sentido.

2. La Fe: Nuestra fe en lo que somos y podemos llegar aser, determina con bastante exactitud lo que seremos. La pasión y la fe se combinan para dar el combustible, el impulso que lleva a la excelencia.

3. La Estrategia: Es la manera de organizar los recursos y utilizarlos del modo más eficaz.

4. La Claridad de Valores: Son sistemas de creencias quenos permite juzgar lo que está bien y lo que está mal en nuestras vidas. Son nuestros juicios acerca de lo que vale la pena.

La comprensión clara de los valores, es una de las claves más exigentes y al propio tiempo más gratificantes para alcanzar la excelencia.

5. Energía: Es la entrega total y jubilosa, es el dinamismo empresarial y la utilidad que los seres humanos ponemos en nuestros actos.

El triunfo a lo grande, es inseparable de la energía física, intelectual y psíquica que se necesita para sacar el máximo de nuestras posibilidades.

6. Poder de adhesión: Es el talento para conectar y establecer relaciones con las demás personas cualquiera que sean sus orígenes sociales y sus creencias. El mayor triunfo sucede en los repliegues íntimos del corazón y en el fondo todos deseamos establecer relaciones duraderas de afecto con otros pues sin ellos cualquier éxito o excelencia nos parecería hueca o vacía.

7. Maestría en la comunicación: El modo en que nos comunicamos con nosotros mismos y con los demás determina en último término la calidad de nuestras vidas.

Las personas con éxito son aquellas que han aprendido a aceptar cualquier desafío que se les presente en la vida. Las personas que fracasan se resignan ante las adversidades de la vida y las asumen como limitaciones. El dominio de la comunicación es lo que hace a los grandes padres, a los grandes artistas, a los grandes políticos y a los grandes maestros.

1.2. LA DIFERENCIA EN QUE SE RESUME TODA LA DIFERENCIA

En la existencia de todo individuo hay un momento de reto a ultranza, un momento en que se ponen a prueba todos los recursos de que disponemos, en que la vida nos parece absolutamente injusta, un momento en que nuestra fé, nuestros valores, nuestra paciencia, nuestra comprensión, nuestra perseverancia se ven forzados hasta el límite y aún más allá.

Una prueba así, es la oportunidad de convertirnos en individuos mejores mientras que otros dejan que la experiencia los destruya.

Lo que distingue el fracaso del éxito no son las cosas que nos pasan, la diferencia estriba en cómo percibimos lo que pasa y qué hacemos en consecuencia.

Como resultado de tal comunicación consigo mismo se forma el conjunto de creencias y valores que seguirán orientando nuestra vida desde otra perspectiva a pesar de las tragedias sufridas.

La capacidad para hacer cualquier cosa en la vida, está basada en nuestra actitud para dirigir nuestro propio sistema nervioso y los que consiguen cosas sobresalientes lo hacen mediante determinadas comunicaciones con el sistema nervioso y a través de él. Esto es la ciencia que se conoce como el Programa Neuro-Linguístico- (PNL)

Programa = Programar

Neuro = Cerebro

Linguístico = Lenguaje

Es el estudio de cómo el lenguaje, tanto verbal como el no verbal afecta a nuestro sistema nervioso.

A través de este programa los individuos se comunican consigo mismo de tal manera que originan estados de óptima disponibilidad de sus recursos y por tanto crean el mayor número posible de opciones de comportamiento.

Dentro del Programa Neuro-Linguístico existen patrones potentes y eficaces para producir esos cambios.

Uno de los postulados del PNL es que todos los sistemas neurológicos se parecen de tal manera que si alguien en el mundo puede hacer una cosa, usted también puede, siempre y cuando gobierne su sistema nervioso exactamente del mismo modo.

Este proceso es lo que se llama modelado y consiste en descubrir exacta y específicamente lo que hacen las personas para obtener un cierto resultado, obviamente algunas tareas son más complicadas que otras y puede requerir algún tiempo el superarlas y duplicarlas , sólo se requiere el deseo, fé y perseverancia.

Para modelar la excelencia es preciso convertirse en un investigador, en alguien que plantea preguntas interminables y que persigue todas las claves de aquello que produce la excelencia. Existen tres (3) ingredientes básicos ( puertas de acceso ) o tres (3) formas de acción mental y física que guardan una relación directísima con la calidad de los resultados que obtenemos y son:

1. Sistema de creencias de una persona:

Lo que una persona cree, lo que juzga factible o no, en gran medida determina lo que es capaz de hacer o no. Cuando consideramos que no podemos hacer algo, estamos enviando al sistema nervioso mensajes coherentes que limitan o suprimen su capacidad para hacer precisamente ese algo.

Si logramos modelar el sistema de creencias de una persona, habremos dado el primer paso para actuar como el modelo y producir un resultado similar.

2. Sintaxis mental de una persona: Es el modo en que un individuo organiza sus pensamientos. Muchas veces las personas no se comunican bien entre sí porque utilizan distintos códigos, distintas sintaxis mentales.

La sintaxis es como un código, descifre usted los códigos y habrá pasado la segunda puerta hacia el modelado de las mejores cualidades de la gente.

3. La fisiología: Entre la mente y el cuerpo existe una vinculación total. El modo en que se utiliza la fisiología (el modo de respirar, las posturas y actitudes corporales, las expresiones faciales, la naturaleza y la calidad de los movimientos), determina efectivamente el estado en que se encuentra. Este a su vez determina la variedad y la calidad de los comportamientos a su alcance.


Estamos en una cultura lo bastante homogénea como para que lo que funciona en un lugar funcione también a menudo en otro.

La diferencia entre quienes triunfan y quienes fracasan no estriba en lo que tienen, sino en lo que han elegido ser y emprender a partir de sus experiencias en la vida.

El PNL es una herramienta poderosa, pero sólo es eso, una herramienta que se puede utilizar para desarrollar sus propios planteamientos, sus propias estrategias y sus propias intuiciones. No existe la estrategia que sirva para cualquier situación.


El modelado no es nada nuevo. Todo gran inventor modela los descubrimientos de quienes le precedieron en el hallazgo de cosas nuevas.


La dificultad estriba en que la mayoría de nosotros modelamos a un nivel totalmente aleatorio y desenfocado. Recogemos al azar, rasgos y detalles de tal y cual persona y pasamos totalmente por alto algo de otra que hubiera sido más importante para nosotros.

Alrededor de todos nosotros abundan recursos y estrategias fenomenales, comencemos a pensar como un modelador, permaneciendo siempre atentos a los patrones y a los tipos de acciones que producen resultados sobresalientes.

1.3. EL PODER DE NUESTRO ESTADO

Porqué se producen resultados fabulosos unas veces y desastrosos otros ? La diferencia radica en el estado neurofisiológico en que uno se halla. Hay estados que potencian (la confianza, el amor, la seguridad, la alegría, el éxtasis, la fe) y que liberan fuentes inagotables de poder personal y hay estados que paralizan (la confusión, depresión, el miedo, la angustia, la tristeza, la frustración), y los que nos dejan impotentes.


Todos tenemos estados buenos y malos, comprender nuestro estado es la clave para comprender el cambio y para alcanzar la excelencia. Nuestra conducta es el resultado del estado en que nos encontramos. Siempre procuramos hacerlo mejor con los recursos que disponemos, pero a veces somos nosotros mismos los que nos hallamos carentes de recursos, la clave está en hacernos dueños de nuestro estado y por ende de nuestro comportamiento.

Un estado puede definirse como la suma de los millones de procesos neurológicos que se producen en nuestro interior, en otras palabras, la suma total de nuestra experiencia en cualquier momento dado.

La diferencia entre los que fracasan en sus objetivos vitales y los que triunfan, es la que hay entre los que no saben ponerse en un estado afirmativo y los que habitualmente consiguen un estado que contribuye a sus logros.

De manera que la llave del amor, la alegría y de ese poder que el hombre siempre ha buscado - la posibilidad de ser el dueño de su propia vida - estriba en saber cómo dirigir sus estados y cómo usarlos. Dirigiendo eficazmente su cerebro, dirigirá usted su estado y producirá los resultados que desea.


Cambiar los estados implica modificar las representaciones internas y también modificar la fisiología. El hallarnos en condiciones fisiológicas negativas (tensión muscular, dolores, bajo nivel de azúcar en la sangre) tenderá a representar las cosas que le suceden acentuando sus impresiones negativas.


Las condiciones fisiológicas cambian verdaderamente el modo en que uno se representa el mundo y por tanto cómo lo experimenta.


Para controlar y dirigir nuestra conducta, debemos controlar y dirigir nuestros estados y para conseguir eso hemos de controlar y dirigir conscientemente nuestras representaciones internas y nuestra fisiología.

Para poder dirigir nuestras experiencias de la vida, hemos de comprender cómo se forman esas experiencias.


Los humanos reciben y se representan la información del medio ambiente gracias a unos receptores especializados: Los órganos de los sentidos, que nos comunican impresiones ópticas (vista), acústicas (oído), olfativas (olfato), gustativas (gusto) y táctiles (sistema cenestésico).

La mayor parte de las decisiones que afectan a nuestro comportamiento procede primariamente de sólo tres (3) de esos sentidos: el visual, el auditivo y el cenestésico.

Estos receptores especializados trasmiten los estímulos externos al cerebro, éste, a través del proceso de generalización, distorsión y supresión filtra esas señales y las transforma en una representación interna.


De este modo la representación interna, la experiencia que tiene uno de un acontecimiento, no es exactamente el suceso en sí, sino una reelaboración interior y personalizada. El cerebro filtra la información y selecciona sólo lo que necesita, o lo que espera necesitar para uso futuro, dejando que la mente conciente del individuo ignore todo lo demás.

El proceso de filtrado explica la inmensa variedad de la percepción humana.


Dos personas pueden presenciar un evento y relatarlo de manera distinta. Porqué ? porque una prestó más atención a lo que vio (visual) y otro prestó más atención a lo que oyó (auditivo).


Eso significa que las representaciones internas no son la reproducción exacta de un acontecimiento sino una interpretación filtrada a través de creencias individuales, actitudes, valores y una cosa que se llama " Metaprogramas".

Toda experiencia ofrece varios aspectos que enfocar, por terrible que sea una situación, siempre cabe la posibilidad de representársela de manera que potencie los propios recursos.


Los triunfadores son quienes habitualmente acceden a sus estados más fecundos y descollantes, el valor de todas nuestras experiencias está en la representación que nosotos nos formamos. Podemos representarnos las cosas de tal manera que caigamos en un estado positivo y también podemos hacer todo lo contrario.


Al aprender a ponernos en estado de pleno dominio de nuestros recursos aprenderemos a producir acciones y resultados que antes hubiésemos creído fuera de nuestro alcance.

Resulta pues, que la clave para obtener los resultados que uno desea consiste en representarnos las cosas de manera que uno se sitúe en un estado de plenitud tal que, plenamente dueño de nuestros recursos, podamos asumir acciones de la especie y calidad que se necesita para alcanzar aquellos resultados. De no hacerlo así, por lo general uno ni siquiera llega a iniciar el intento. Los resultados estarán en proporción con el esfuerzo. Como es obvio, por bueno que sea nuestro estado a veces no conseguimos lo que deseamos, pero con crear el estado aprendido " Maximizamos " las posibilidades y nos aseguramos la mayor eficacia posible en el empleo de nuestros recursos.

Una de las constantes de la vida es que los resultados se están produciendo siempre; por eso es importante que permanezcamos atentos día tras día como guardianes de nuestro cerebro para saber cómo nos representamos habitualmente las cosas a nosotros mismos.

En la vida resulta crítico enfocar lo que deseamos en contraposición a lo que no deseamos.


Si asumimos el control de nuestras comunicaciones con nosotros mismos y suscitamos señales visuales, auditivas y cenestésicas de lo que deseamos, se producirán habitualmente resultados de signo positivo, inclusive en situaciones en que las posibilidades de éxito parecerían escasas o nulas.

En todos los campos, lo que distingue a la gente es la eficacia con que invocan sus recursos.

1.4 LA FE O EL NACIMIENTO DE LA EXCELENCIA

Cuando se habla de fe, normalmente pensamos en credos o doctrinas y eso es lo que efectivamente son muchas creencias. Pero en un sentido más esencial, es fe cualquier principio, guía, aforismo, convicción o pasión que pueda suministrar sentido y orientación en la vida. Los estímulos que se nos ofrecen son innumerables. Las creencias son filtros predispuestos y organizados de nuestra percepción del mundo.

Las personas que tienen fe, poseen más fuerza que otras noventa y nueve que sólo tengan intereses. La fe franquea las puertas a la excelencia.


Una creencia comunica una orden directa al sistema nervioso, cuando se cree que algo es verdadero literalmente se pone en un estado tal como si lo fuera; utilizadas apropiadamente, las creencias pueden ser la fuerza más poderosa para hacer el bien en la vida, por el contrario, las creencias que ponen límites a nuestras acciones y pensamientos pueden ser tan devastadoras como negativas.


La fe nos ayuda a obtener de nosotros mismos los recursos más profundos y a dirigirlos en sentido favorable al objetivo buscado y las creencias son la brújula y los mapas que nos guían hacía nuestros objetivos y nos inspiran la confianza en que sabremos alcanzarlos.

La fe ayuda a ver lo que uno quiere y confiere energías que ayudan a obtenerlo.

Para modificar nuestro comportamiento, hemos de empezar por nuestras propias creencias.

Si deseamos modelar la excelencia, tendremos que aprender a modelar las creencias de quienes lo alcanzaron.

La fe no es más que un estado, una representación interna que dirige el comportamiento. Si usted cree en el triunfo, tiene mucho camino recorrido para alcanzarlo. Si cree en el fracaso, esos mensajes le llevarán sin duda a tal experiencia. La cuestión estriba en saber qué clase de creencias nos conviene albergar y cómo desarrollarlas.

Nuestra fe determina nuestra capacidad para liberar nuestras potencialidades.

Todas las experiencias humanas, todo lo que uno ha visto, ha oído o tocado se almacena en nuestro cerebro.

Las creencias son pensamientos preformados y organizados de la percepción, que filtran de una menara coherente nuestra comunicación con nosotros mismos.

Existen cinco (5) fuentes que originan las creencias:

1. El ambiente que nos rodea: Puede ser el origen más poderoso de las creencias, pero no es el único, pues si lo fuere, viviríamos en un mundo estático, donde los hijos de los ricos no conocerían si no la prosperidad y los hijos de los pobres no se elevarían jamás por encima de su condición.

2. Los acontecimientos grandes o pequeños pueden dar forma a las creencias. En la vida de toda persona hay acontecimientos inolvidables, hemos experimentado vicisitudes que no olvidaremos nunca, situaciones que nos causaron tal impresión que permanecerán grabadas para siempre en nuestro cerebro.

De esta especie son las experiencias que forman las creencias capaces de cambiar nuestra vida.

3. Se fomentan las creencias a través de los conocimientos.

Una experiencia directa es una forma de conocimiento. Otra manera de obtenerlo es por medio de la lectura o de las películas; es decir, ver el mundo tal como lo han reflejado otras personas.

El conocimiento es una de las grandes vías que permiten romper las trabas de un ambiente limitado. Por triste que sea el mundo en que uno vive, al leer sobre los trinfos de otros pueden despertársele la fe que le permita triunfar.

4. Otra manera en que se crean resultados es a través de nuestros resultados anteriores.

Sólo con que se triunfe una vez, resulta mucho más fácil consolidar la creencia de que uno podrá repetir ese triunfo.

Se ha de tener fe en que uno puede y ello se convierte en otra profecía que se cumpla a sí misma.

5. La quinta manera de establecer creencias consiste en representarnos mentalmente la experiencia futura como si ya se hubiera realizado.

Cualquiera que sea su objetivo, si se forma usted una imagen mental clara del resultado que desea y se lo representa como si ya lo hubiera conseguido, se situará en la clase de estado que le ayudará a obtenerlo.

Usted puede controlar las creencias y también la manera en que quiera modelar a otros. Puede dirigir conscientemente su vida y cambiar.

Las representaciones internas y las creencias funcionan de una manera muy similar. Si no le gustan, puede cambiarlas.

Todos tenemos una jerarquía, una escala de creencias. Algunas son básicas, tan fundamentales que seríamos capaces de morir por ellas, como quizás sea el caso de nuestra patria, la familia o el amor. Pero en su mayor parte, nuestra vida se rige por creencias sobre posibilidades de éxito o de felicidad que hemos ido esperando inconscientemente durante años.

La clave consiste en plantearse esas creencias y comprobar si colaboran con nosotros, si van a nuestro favor, si son eficaces y nos suministran recursos.

Para modelar la excelencia hay que empezar a modelar las creencias.

Cuando uno está convencido de que va a fracasar, no se emprende un gran esfuerzo.

El fracaso llama al fracaso, por tanto es poco o nada lo que hacen para movilizar su potencial.

El éxito llama al éxito y genera más éxito.

Cada triunfo crea más fe y más vigor para triunfar a una escala todavía más amplia.

A veces no hace falta tener una fe tan tremenda para triunfar en algo. Los individuos producen resultados sobresalientes sencillamente porque ignoraban que la cosa fuese difícil o imposible, es decir, que a veces basta con la ausencia de convicciones limitativas.

Cuando uno se ve capaz de hacer lo que antes creía imposible, por fuerza ha de reconsiderar todo su sistema de creencias.

La vida es al mismo tiempo más sutil y más complicada de lo que muchos creen. Así que, si no lo ha hecho todavía, revise sus creencias y decida cuáles le conviene cambiar enseguida y en que sentido le conviene cambiarlas.

La realidad para usted es la realidad que usted crea. Si tiene representaciones internas o creencias positivas será porque usted las ha creado así y si son negativas, también son obra de usted.

Las creencias que fomentan la excelencia son muchas pero existen siete (7) que parecen esencialmente importantes.

1.5 LAS SIETE MENTIRAS DEL EXITO.

El mundo en que vivimos es el mundo en que hemos elegido vivir sea conciente o inconscientemente.

Nuestras creencias son planteamientos organizadores de la percepción específicas y coherentes.

El camino hacia el triunfo puede describirse así:

- Saber a dónde quiere uno ir

- Emprender la acción

- Ver qué resultados obtiene

- Mostrarse flexible para cambiar hasta alcanzar el éxito.

Lo mismo sucede con las creencias. Hay que descubrir las creencias que fomentan los objetivos de uno, que le hacen ir donde uno quiere ir.

Si las creencias que usted tiene no le sirven para eso, abandónelas y pruebe con otras nuevas.

No sabemos si nuestras creencias son verdaderas o falsas. Lo que sí podemos averiguar en cambio es, si nos sirven, si nos elevan, si enriquecen nuestras vidas y hacen de nosotros personas mejores y si nos ayudan y ayudan a otros.

Para modelar la excelencia, hemos de empezar con los sistemas de creencias de la excelencia.

Esas siete (7) creencias capacitan a la gente para usar a fondo sus recursos, hacer más y producir grandes resultados.

Creencia No. 1: Todo ocurre por su motivo y razón y todo puede servirnos.

Todos los triunfadores tienen una habilidad increíble para ante cualquier situación, centrarse en lo posible y en los resultados positivos que se podrían extraer de ella. Por mucha realimentación negativa que reciban del medio ambiente, ellos siempre piensan en posibilidades. Creen que todo ocurre por alguna razón y que ello les puede servir, piensan que toda adversidad encierra la semilla de un beneficio equivalente o mayor aún.

Se necesita mucha disciplina para saber en un determinado momento rehacer los propios pasos, aprender las lecciones dolorosas, recomponer la guardia y explorar nuevas posibilidades. Pero esa es la única manera de saldar positivamente lo que parezca un resultado negativo.

En una situación dada, hay que ver las posibilidades y no los obstáculos que permitan avanzar ya que muchas personas tienden a fijarse más en el lado negativo que en el positivo.

El primer paso para cambiar, es darse cuenta de ello.

La creencia en los límites produce gente limitada. La clave consiste en deshacerse de esas limitaciones y operar desde un conjunto de recursos más elevado.

Si usted cree firmemente en una posibilidad, lo más probable es que llegará a realizarla.

Creencia No. 2: No hay fracasos - sólo hay resultados. Muchos de nosotros hemos deseado una cosa y obtenido otra.

Los triunfadores no ven fracasos, ven desenlace y resultados .

Todas las personas obtienen un resultado de un género u otro.

Las personas que temen al fracaso se hacen representaciones internas, por adelantado, de lo que podría fallar. Eso es lo que les impide iniciar justamente aquellas acciones que podrían garantizarles la consecución de sus anhelos.

Quienes creen en el fracaso se garantizan prácticamente una existencia mediocre a sí mismos.

Quienes alcanzan la grandeza no perciben el fracaso ya que no se fijan en él, no dedican emociones negativas a una cosa que no sirve.

La creencia en el fracaso es un modo de intoxicar la mente, cuando almacenamos emociones negativas, ello afecta a nuestra fisiología, a los procesos de nuestro pensamiento y a nuestro estado.

El fracaso no existe, sólo existen los resultados. Uno siempre produce un resultado y si no es el que deseaba, no tiene más que modificar sus acciones y obtendrá otros resultados nuevos.

Creencia No. 3: Asumir la responsabilidad, pase lo que pase.

Los grandes líderes y triunfadores actúan a partir de la creencia de que son ellos quienes mueven su mundo. Una y otra vez se les oye decir " Yo soy el responsable, esto es cosa mía ".

Somos nosotros quienes generamos nuestras experiencias en la vida ( acción o pensamiento) y que podemos aprender de todas ellas.

Asumir la responsabilidad, es una de las medidas que mejor definen el poder y la madurez de la responsabilidad. Al asumir la responsabilidad no tiene nada que perder y si mucho que ganar. El que domina la situación tiene asegurado el éxito.

Los que asumen la responsabilidad ejercen el poder. Hay que decir que el sistema de la comunicación es la reacción que uno obtiene. Al cambiar sus acciones podrá cambiar su comunicación. Al retener y asumir la responsabilidad de ella, usted, tiene el poder de cambiar los resultados que va obteniendo.

Creencia No. 4: No es necesario entender de todo para poder servirse de todo.

Muchos de los que triunfan, están convencidos de que no necesitan saberlo todo sobre algo, antes de poder utilizarlo. Saben cómo servirse de lo esencial sin necesidad de abrumarse con todos los detalles.

Si nos fijamos en las personas que detentan poder, resultan por lo general que poseen un conocimiento práctico suficiente de muchos temas, pero poco dominio de todos y cada uno de los detalles de las empresas que acometen.

El tiempo es una de las cosas que nadie puede crear para usted. Los triunfadores resultan muy avaros de su tiempo, van a lo esencial de cualquier situación, sacan lo que necesitan y no se entretienen con lo demás. Por supuesto que si hay algo que les llama la atención, se toman el tiempo necesario para aprender, pero permanecen siempre conscientes de cuánto necesitan saber, siempre al tanto de lo que es esencial o superfluo.

Quienes tienen éxito se caracterizan por su especial habilidad para distinguir entre los que tienen necesidad de entender y lo que no.

Creencia No. 5: Nuestros mayores recursos, son los recursos humanos.

Los individuos excelentes, tienen un sentido de tremendo respeto y aprecio hacia las personas. Poseen el espíritu de equipo, el espíritu de la unidad y de los objetivos comunes.

No hay éxito duradero sin relaciones entre las personas. Hemos de permanecer siempre alerta, rectificar nuestra conducta y recalibrar nuestras acciones para estar seguros de ir donde queramos. Decir que uno trata a la gente con respeto, no es lo mismo que hacerlo.

Creencia No. 6: El trabajo es un juego.

Una de las claves para triunfar consiste en celebrar un matrimonio perfecto entre lo que uno hace y lo que a uno le gusta.

El secreto del éxito está en convertir la vocación en vacación, esto es lo que hacen los triunfadores. El trabajo debe ser como un juego para la mayoría de nosotros, se debe ver como una manera de averiguar hasta donde somos capaces de llegar, de aprender cosas nuevas, de explorar nuevos caminos.

Si usted es capaz de encontrar maneras creativas de hacer su trabajo, eso le ayudará a progresar hacia trabajos aún mejores.

El mundo personal y laboral, se enriquece cuando uno les aporta la misma vitalidad y la curiosidad que pone en sus juegos.

Creencia No. 7: No hay éxito duradero, sin una entrega personal.

Los individuos que han triunfado creen en el poder de la dedicación. No se produce ningún éxito duradero, sin un gran compromiso. Los grandes triunfadores, no son los mejores, ni los más brillantes, sino los mas perseverantes .

Otra manera de definir el éxito definitivo consiste en:

- Saber el desenlace que se quiere

- Modelar lo que puede servir

- Actuar

- Desarrollar la agudeza para saber por dónde se va

- y seguir perseverando hasta llegar adonde se pretenda

La calidad de la entrega personal es lo que distingue a los verdaderamente grandes de entre los buenos. Esa entrega es un componente importante del éxito en cualquier terreno. Los triunfadores son los que están dispuestos a poner lo que haga falta para triunfar.

1.6 DOMINAR NUESTRA MENTE : COMO DIRIGIR NUESTRO CEREBRO.

Las personas no carecen de recursos, carecen de control sobre sus recursos. Podemos cambiar cualquier sensación, emoción o comportamiento propio en cuestión de instantes.

Sólo hay que aprender a aumentar la potencia de los circuitos que llevan al éxtasis y cortar la corriente a los circuitos del dolor.

Para producir un resultado, hay qué saber que ingredientes lo componen y los ingredientes de todas las experiencias humanas derivan de nuestros cinco sentidos, o modalidades. Lo esencial es saber con exactitud qué proporción de cada ingrediente se debe utilizar.

Casi todos nosotros tenemos ciertas submodalidades claves que desencadenan reacciones inmediatas en nosotros. Una vez descubiertas las diferentes maneras en que nos representamos las cosas y como nos afectan, podemos asumir el gobierno de nuestra propia mente y empezar a representárnosla a fin de que nos estimulen y den poder, en vez de limitarnos.

Las sobmodalidades son las herramientas para penetrar de verdad, en lo que ocurre en la mente. Viene a ser la dosis exacta de los ingredientes que se necesitan para crear un resultado.

- De la experiencia visual se debe averiguar si es oscura o luminosa, si es blanco o negro o en color, y si es móvil o estática.

- De la experiencia auditiva conviene saber si es tenue o estrepitosa, próxima o lejana, resonante o tintineante.

- De la experiencia táctil se averigua si tiene las cualidades de blando o duro, de lo afilado o redondeado, de lo flexible o rígido.

Otra distinción importante es la que estriba en saber si una imagen es asociada o disociada.

La imagen asociada es la que uno experimenta como si estuviese realmente allí, uno la ve a través de sus propios ojos y oye y siente lo que oiría y sentiría si estuviese en ese lugar y momento, en carne y hueso.

La imagen disociada es la que uno experimenta como si fuese un espectador alejado y diferente de uno mismo, algo así como asistir a una película de la que uno fuese actor.

Mediante el uso de distinciones de submodalidades como la de asociación frente a disociación, uno puede cambiar radicalmente sus experiencias vitales.

Todo comportamiento humano es el resultado del estado en que nos hallamos, y que nuestros estados los crean nuestras representaciones internas, las cosas que nos imaginamos y las que nos demos a nosotros mismos.

El ser humano puede dirigir su cerebro para generar cualquier estado o conducta que favorezca a sus objetivos o necesidades superiores.

Todas las personas tienen acceso a las tres modalidades o sistemas de representación, el visual, auditivo y cenestésico , pero los individuos los utilizan en medida diferentes.

De las experiencias negativas se puede tomar algo que nos ha causado un gran dolor en el pasado y quitarle fuerza, hasta hacer que se disuelva y desaparezca por completo.

En el pasado usted estaba a merced de los resultados de sus representaciones internas, ahora usted puede dirigir concientemente su cerebro.

También podemos tomar las experiencias favorables e intensificarlas, tomar las pequeñas alegrías de la vida y hacerlas más grandes, para iluminar su visión del día y sentirse más ligero y feliz.

Lo principal de todo esto es tratar de controlar nuestro cerebro, no de que él nos controle a nosotros y así crear los estados que nos favorezcan para alcanzar la calidad de vida que deseamos y merecemos.

La frustración, la depresión o el éxtasis no son objetos materiales. Son procesos creados por determinadas imágenes y sonidos mentales, así como por actos físicos, todo lo cual controlamos conciente o inconscientemente. Con esto no se dice que debemos ignorar los problemas, hay situaciones en que debemos afrontarlos, pero de nosotros depende en quedarnos en ese estado que nos causa el problema o alejarnos de él.

Algunas personas toman sus experiencias felices del momento y las distancian como si hubieran ocurrido hace mucho tiempo, en cambio nunca apartan mucho el pensamiento de los problemas.

El ser humano salta de una experiencia a otra, si no le gusta lo que siente cambia la manera en que representa las cosas.

El cerebro cuenta además con un sistema de archivo, algunos almacenan a la izquierda las cosas en que creen y a la derecha aquello acerca de lo cual no se sienten seguros.

Cuando alguien se rige por un sistema de codificación así, basta con inducirle a retirar del lado derecho y a poner en el izquierdo una cuestión cualquiera, para que empiece a sentirse segura de ella. Tan pronto se ve clasificada en el lado de las cosas que cree, empieza a creer en una idea o un concepto que sólo momentos antes contemplaba con incertidumbre.

1.7 LA SINTAXIS DEL EXITO.

Es un ingrediente esencial que nos permite modelar con eficacia cualquier prototipo.

La sintaxis es el modo en que ordenamos las acciones, puede significar una gran diferencia en cuanto a la clase de resultados que obtengamos.

El orden en que se presentan las cosas hace que el cerebro las registre de una manera determinada. Es como un programa de ordenador; si se programan las instrucciones en el orden correcto, el ordenador hará pleno uso de su capacidad y producirá los resultados deseados, si se programan las instrucciones correctas pero en un orden diferente, el resultado no será el que buscábamos.

Todo lo que producimos en la vida se ajusta a una estrategia y es ésta la que determina los resultados que producimos.

Las estrategias son como la combinación de la caja fuerte que guarda los recursos de nuestro cerebro. Aunque sepamos los números, si desconocemos el orden correcto no conseguiremos abrirla. En cambio conociendo los números y el orden, se abrirá esa cerradura todas las veces que queramos.

Se necesita descubrir la combinación que abre nuestra caja fuerte y también las que abren las cajas fuertes de otras personas.

Nuestros sentidos son los elementos constitutivos de la sintaxis donde la sintaxis es la manera de juntar los ladrillos de la experiencia externa y también lo que nos representamos internamente ya que la información sensorial recibida se procesa en dos niveles: interno y externo.

Es así como se obtienen dos tipos de experiencias en cada una de las submodalidades tanto visuales, auditivas y cenestésicas: las internas y las externas.

Cuando se presenta una información con arreglo a la sintaxis típica de otra persona, empleamos una forma de relación de las más poderosas, mejor dicho, si se hace con eficacia, la comunicación será casi irresistible, porque activa automaticamente ciertas reacciones.

Hay muchos caminos para producir resultados, sin que se pueda decir que son buenos o malos, sino únicamente eficaces o ineficaces en función de si se obtienen los resultados.

El que uno sea capaz de producir resultados coherentes o no, sencillamente es cuestión de que su sintaxis mental actual favorezca o no la ejecución de la tarea que se exige a su cerebro. Todo lo que uno ha visto, oído o tocado queda registrado en el cerebro, si utilizamos las herramientas equivocadas o equivocamos el orden de las operaciones, obtendremos un resultado equivocado.

1.8 COMO DETECTAR LA ESTRATEGIA DE OTRA PERSONA.

Se puede adivinar la estrategia mental de cualquier persona, sólo hay que saber ver lo que antes no veía uno, saber escuchar lo que antes no oía, sentir lo que antes no sentía y preguntar cosas que antes ni siquiera sabía que hubieran de preguntarse.

Si acertamos a hacerlo con elegancia y atención podremos averiguar las estrategias de cualquier individuo en cualquier situación. Así podrá dar a cada cual lo que pide y estará en condiciones de enseñarles a hacer lo mismo a su vez. Por consiguiente, hay que saber cuál es el sistema de representación de un individuo a fin de averiguar sus estrategias.

Los individuos visuales tienden a considerar el mundo en imágenes, se sienten más fuertes cuando están en comunicación con la parte visual de su cerebro (hablan rápido sin que parezca importante lo que les va a salir, sencillamente intentan plasmar las imágenes en palabras).

Los individuos del tipo auditivos suelen ser más selectivos en cuanto al vocabulario que usan (hablan con mayor cuidado, ya que las palabras significan mucho para ellos, por eso suelen tener cuidado con lo que dicen).

Los primariamente cenestésicos son todavía más lentos, reaccionan principalmente ante las sensaciones táctiles, epidérmicas.

Todos tenemos elementos de los tres modos, pero en la mayoría de nosotros predomina uno de los sistemas.

Basta mirar a los ojos de una persona para saber a qué sistema sensorial está accediendo.

Hay otros aspectos de la fisiología individual que nos proporcionan pistas sobre las modalidades:

- En las personas visuales predomina la respiración torácica, superficial, hablan rápido y en tono agudo, nasal o afectado y la cara suele palidecer.

-En las personas auditivas la respiración es tranquila y diafragmática, hablan con ritmo regular, con voz entonada y resonante.

-En las personas cenestésicas la respiración es profunda, epigástrica, al hablar utilizan un tono bajo, profundo y hablan lenta y pausadamente.

La mejor manera de aprender no consiste en observar, sino en practicar. La clave para detectar eficazmente la(s) estrategia(s) de una persona consiste en situarla en un estado asociado .

El estado es la línea directa que comunica con la estrategia.

A veces no se necesita más de un minuto o dos para enterarnos de la estrategia exacta que sirve para motivar a otro y conseguir que haga lo que uno quiere.

Determinar la estrategia de una persona depende de la complejidad de la actividad que constituya el objeto de nuestras averiguaciones.

Nuestro conocimiento de las estrategias debe servirnos para tener clara dos ideas:

1- Toda técnica motivacional dirigida a un grupo de individuos debe comprender alguna cosa para uno de algo visual, algo auditivo y algo cenestésico. Hay que hacer que vean cosas, que oigan cosas y que experimenten alguna sensación o impresión y uno debe saber jugar con la voz y con la entonación para dirigirse a los representantes de las tres especies.

2- Nada sustituye a la atención individual.

Cuando se logra detectar la estrategia de un individuo, es posible averiguar en cuestión de momentos lo que de otro modo tardaría días o semanas en descubrir.

Usted también puede descubrir las estrategias mediante las cuales su mente inconsciente crea resultados tal vez indeseables y puede cambiar esas estrategias ahora mismo.

Una vez ha descubierto uno las estrategias de otra persona, es posible hacer que esa persona se sienta totalmente amada, por el procedimiento de suscitar exactamente los mismos estímulos que produjeron en ella dicha sensación.

También puede uno averiguar cuál es su propia estrategia amorosa.


Las estrategias amorosas se diferencian de otras muchas en un aspecto clave y es que no constan de una secuencia de tres o cuatro fases, sino de una sola fase por lo general. Basta un sólo contacto, o decir una cosa determinada o mirar a la persona de cierta manera, para que se sienta totalmente amada.

Para todos nosotros hay una manera de mirar, una caricia, un determinado tono de voz (Por ejemplo, cuando a veces nos dicen "te quiero") que nos convierten en gelatina.

Algunas personas, aunque son una minoría, se mueven por dos estrategias amorosas en vez de una.

Los tres factores son necesarios , pero uno de ellos es la llave que abre la caja fuerte, el que hace maravillas.

Conocer la estrategia amorosa del propio compañero o del hijo puede ser uno de los puntos más decisivos de entendimiento en la relación.

Durante las relaciones se desarrolla una dinámica interesante. Durante el cortejo hacemos todo al mismo tiempo, movilizamos todos nuestros recursos, nos hacemos demostraciones, nos lo decimos todo y nos tocamos mutuamente todo el tiempo.

El conocimiento es una herramienta poderosa, muchos de nosotros creemos que nuestro mapa del mundo es la realidad. Imaginamos que, si sabemos lo que nos hace sentirnos amados, lo mismo debe funcionar igual para todos los demás. Olvidamos que el mapa no es el territorio, sino sólo nuestra manera de ver el territorio.

Recuerde que para detectar una estrategia, hay que meter al cocinero a la cocina.

La clave no consiste en aprender un par de estrategias para ponerlas luego en práctica. Lo más importante es mantenerse atento a lo que otros hacen bien y luego descubrir cómo lo hacen y cuales son sus estrategias. En eso consiste el modelado.

1.9 LA FISIOLOGIA: EL CAMINO REAL DE LA EXCELENCIA.

La fisiología es la herramienta más poderosa de que disponemos para modificar al instante nuestros estados, para producir instantáneamente resultados dinámicos.

Una de las maneras de situarse en un estado susceptible de favorecer cualquier desenlace que uno desee, consiste en comportarse como si ya estuviera uno en él. La eficacia de actuar como si es total cuando sitúa uno su propia fisiología como si estuviese ya en condiciones de máximo rendimiento.

Cuando nuestra fisiología decae, toda la energía positiva de nuestro estado también.

Cuando la fisiología se ilumina y se intensifica, pasa lo mismo con nuestro estado, por eso la fisiología es la palanca del cambio emocional y no se puede experimentar una emoción sin que ello vaya acompañado del correspondiente cambio fisiológico.

El estado puede modificarse de dos maneras:

Cambiando las representaciones internas o cambiando la fisiología, es decir la respiración, la postura, la expresión facial, la calidad de nuestros movimientos y asi sucesivamente.

Si usted se dice que está en posesión de sus recursos, atento y dueño de los acontecimientos, si adopta conscientemente esa fisiología, su cuerpo le obedecerá. Cambiando su fisiología cambia su estado.

La salud y la enfermedad, la vitalidad y la depresión son a menudo decisiones, son lo que decidimos hacer con nuestra fisiología, aunque por lo general no son decisiones concientes.

Lo más excitante de todo esto es que con la misma facilidad se puede crear el resultado llamado é xtasis , es decir cambiando la fisiología en determinados sentidos específicos.

Al fín y al cabo de qué son las emociones ? no son más que una asociación compleja, una configuración compleja de estados fisiológicos.

Todo lo anterior equivale a una condición de dominio de los recursos fisiológicos.

Por medio de los cambios de fisiología, se consigue que las personas hagan cosas de las que jamás se hubieran creído capaces y ello porque tan pronto cambian su fisiología, cambian su estado.

Cuando nos sentimos fuertes y llenos de recursos ensayamos cosas que jamás intentaríamos estando asustados, débiles y fatigados.

Cambiando las imágenes y los diálogos en nuestra mente, o bien cambiando nuestra postura, nuestra respiración y el tono de voz que utilizamos, estamos en condiciones de cambiar nuestros estados y ponernos en situación de emprender cualquier acción. Lo ideal sería cambiar ambas cosas, la fisiología y el tono, hecho esto nos sentiremos inmediatamente en posesión de nuestros recursos y capaces de llevar a término las acciones necesarias para producir los resultados que deseamos.

Investigaciones y estudios sobre la fisiología se refieren a la influencia que nuestras expresiones faciales ejercen sobre nuestro estado de ánimo y concluyen por ejemplo que no es del todo exacto que uno sonría cuando se encuentra bien o que suelte carcajadas si está contento. Lo cierto es que sonreir y reir desencadenan procesos biológicos que a su vez, hacen que nos sintamos bien, a su vez aumenta el riego sanguíneo del cerebro y se modifica el nivel de oxígeno, junto con el umbral de estímulo de los neurotransmisores.

Pasa lo mismo con otras expresiones. Componga usted su expresión facial según su fisiología del miedo, la de la ira, o la de la sorpresa y verá lo que se siente.

Cuando se experimenta una emoción, la misma se refleja en su cara. Ahora se ha descubierto que lo contrario también es verdad. Uno siente lo que muestra en su cara.

Acerca de las interrelaciones entre mente y cuerpo, algunos predican que basta con saber cuidar bien del cuerpo. Si éste funciona a niveles óptimos, la mente también funcionará mejor.

Basta trabajar el nivel cenestésico, para que uno pudiera cambiar su imagen de sí mismo, su estado y el funcionamiento general de su cuerpo.

Se ha demostrado que la condición de congruencia e incongruencia juegan un papel importante en la fisiología.

- La incongruencia nos impide alcanzar todo lo que podríamos alcanzar, hacer todo lo que podríamos hacer y ponernos en estado de máximo potencial.

- La congruencia es poder. Los triunfadores son quienes consiguen dedicar todos sus recursos, mentales y físicos a la culminación de una tarea.

Desarrollar la congruencia es una clave muy importante para movilizar el poder personal.

Cuando comunicamos estamos en eso que se llama empatía, con nuestras palabras, con nuestra voz, con nuestra respiración y con toda nuestra fisiología.

Cuando nuestro cuerpo y nuestras palabras armonizan, envíamos al cerebro señales inequívocas de lo que se pretende y nuestra mente reacciona en consecuencia.

Todos tendemos hacia los estados congruentes, pero el paso más importante que uno puede dar es asegurarse una fisiología firme, decisiva y congruente.

Estamos en condiciones de máxima eficacia cuando las palabras cuadran y armonizan con nuestro cuerpo.

Modelar consiste en crear posibilidades y no existe otro camino más rápido ni más dinámico que el de la fisiología.

1.10 LA ENERGIA: EL COMBUSTIBLE DE LA EXCELENCIA.

La base de la fisiología contempla lo que se come y bebe y como se respira.

Se dice que la energía es el combustible de la excelencia, por mucho que cambiemos nuestras representaciones internas, si tenemos la bioquímica estropeada o alterada, el cerebro recibirá representaciones distorsionadas.

Existen seis claves que dan acceso a una fisiología poderosa que nos enseñarán cómo gobernar nuestro cuerpo.

Clave 1: El poder de la respiracion

El fundamento de la salud es la buena circulación de la sangre, ya que éste es el sistema que transporta el oxígeno y los nutrientes a todas las células del cuerpo.

La respiración no sirve únicamente para oxigenar las células, sino que así mismo controla el caudal del fluído linfático que contiene los glóbulos blancos protectores del organismo.

Las células del cuerpo necesitan del sistema linfático, ya que sólo éste permite drenar los importantes volúmenes de tóxinas y desechos del metabolismo que impiden la oxigenación.

Si quiere usted gozar de una circulación sana y de unos sistemas linfáticos e inmunatorio eficaces debe respirar profundamente y realizar los movimientos adecuados para estimularlos.

La manera más eficaz para depurar el sistema linfático es a través de una respiración profunda y diafragmática, ya que la misma crea como un vacío que aspira la linfa y múltiplica la velocidad de eliminación de las toxinas.

El oxígeno es el elemento más esencial y necesario para la buena salud.

La falta de oxígeno desempeña un papel destructivo, afecta la calidad vital de las células.

Clave 2: Comer alimentos abundantes de agua

El 80% de nuestro organismo está constituido por agua y el 70% de nuestro planeta está cubierto por agua.

Una dieta debe contener un 70% de alimentos ricos en agua, es decir, fruta fresca o verduras o jugos recién exprimidos.

La cantidad de agua que uno debe beber, la dicta su sed.

El organismo no se limpia inundándolo de agua, basta comer alimentos abundantes en agua, tales como la fruta, las legumbres y las verduras.

Las personas que siguen una dieta con baja proporción de agua, tienen casi asegurado el mal funcionamiento de su organismo.

La acumulación de productos de desecho abre el camino a las enfermedades. Una manera de lograr que el torrente sanguíneo y el organismo se libren de desechos y toxinas, es reducir la ingesta de alimentos que sobrecargan los órganos encargados de la eliminación.

La otra manera consiste en suministrar agua suficiente para que el sistema pueda diluir más fácilmente dichos productos y así eliminarlos.

Cuando la circulación sanguínea va cargada de productos de desecho, la vida celular se desarrolla en un ambiente nada favorable, no es esa la bioquímica sobre la cual el individuo deberá fomentar una vida emocional equilibrada.

Clave 3: La combinación eficaz de los alimentos

Ciertos alimentos no deben comerse junto con otros. La combinación de ciertos alimentos, como la carne con patatas, el queso con el pan, el pescado con el arroz, o la leche con cereales, son totalmente destructivos pa el sistema interno y nos roban energía.

Los diferentes tipos de alimentos se digieren de diferentes maneras, los alimentos ricos en almidón requieren de un medio digestivo alcalino y los alimentos proteínicos necesitan un medio ácido. La química nos ha enseñado que dos medios contrarios (ácido y alcalino) no pueden subsistir al mismo tiempo ya que se neutralizan entre sí.

Los alimentos sin digerir se convierten en terreno de cultivo para las bacterias. Las combinaciones incompatibles nos roban energía y todo lo que produce una pérdida de energía lleva posiblemente a una enfermedad, ya que crea un exceso de ácidos, lo cual espesa la sangre y dificulta la circulación privando así de oxígeno al organismo.

Las proteínas y los carbohidratos no deben tomarse en la misma comida. Las proteínas deben combinarse con la ensalada y la verdura, por ser estos alimentos ricos en agua.

También conviene tener en cuenta que beber líquidos durante las comidas, diluye los jugos digestivos y hace más lenta la digestión.

Clave 4: La ley del consumo controlado

A todos nos gusta comer, pero sabe usted cómo se come más ? comiendo menos.

Investigaciones médicas demuestran que la manera de asegurar la longevidad de los animales consiste en reducirles la ración. Lo mismo sucede con nosotros, comiendo menos, viviremos más. El deterioro fisiológico, incluyendo el deterioro normal del sistema inmunológico se retrasa considerablemente gracias a la restricción de la ración alimentaria.

Clave 5: El principio del consumo eficaz de frutas

La fruta es el alimento más perfecto, el que consume menos energía durante la digestión y el que, a cambio, beneficia más al organismo.

La fruta debe comerse siempre en ayunas, ya que ésta no se digiere primariamente en el estómago, sino en el intestino delgado. Conviene que pase por el estómago en cuestión de minutos, al efecto de liberar sus azúcares cuanto antes en el intestino. Pero si el estómago contiene carnes o fécula, la fruta queda allí y se empieza a fermentar.

Así mismo los jugos deben tomarse en ayunas y se digiere con tanta rapidez que sólo quince o veinte minutos después ya puede hacer una comida normal.

La fruta es el mejor alimento que existe para evitar las enfermedades del corazón, debido a que contiene bioflavinas que evitan el espesamiento de la sangre, las adherencias en las arterias y además vigorizan los capilares.

Cuando se levante y a lo largo del día, mientras pueda soportarlo, no tome más que fruta fresca o jugos recién exprimidos. Cuanto más consiga resistir sin otro alimento en el cuerpo, más horas tendr

{
}
{
}

Comentarios Tu tienes el poder

he leido un poco y seguire leyendo no lo borres con ello estas dando opcion a otros a que recojan , sus virtudes ,los bloces es una cosa buena un intercambio , hay de todo , mas piensa , que cuando es algo digamos erotico dejan foto en portada etc , no engañan , por consiguiente cada cual con sus actos es libre , y tampoco podemos condenar , pues estas personas pueden ayudar a un caido si lo ven mas que otro que se de preguntar anda que las molestias voy a tener , y solo pasara sin nada hacer , tan solo hacemos en multitud , mas muy pocos individual , la multitud no genera complicacion , mal de munchos consuelo de tontos y de uno en uno complicacion al canto , bueno yo tengo mi blog , para dejar mis experiencias a otros y como no yo enriquecerme con las de los demas , eso es un sano intercambio

Deja tu comentario Tu tienes el poder

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre